Hoy ya somos 17... quizás mañana cientos, igual que ese pueblo indígena que habita silencioso los surcos del tiempo y la memoria.
Por eso te invitamos a compartir sueños, utopías, esperanzas, canciones, juegos, llanto, risa.
Recibimos tu paz, te entregamos nuestras alegrías.
Te damos la bienvenida, acompáñanos, iniciemos nuestro Trueque Muisca.

Luz en la Vida de Todos
.

domingo, enero 18

Cuando sea una viejecita, quisiera ser como ella...


La pobre viejecita



Érase una viejecita

sin nadita que comer

sino carnes, frutas, dulces,

torta, huevos, pan y pez.


Bebía caldo, chocolate,

leche, vino, té y café,

y la pobre no encontraba

qué comer ni qué beber.


Y esta vieja no tenía

ni un ranchito en que vivir

fuera de una casa grande

con su huerta y su jardín.


Nadie, nadie la cuidaba

sino Andrés y Juan Gil

y ocho criados y dos pajes

de librea y corbatín.


Nunca tuvo en qué sentarse

sino sillas y sofás

con banquitos y cojines

y resorte al respaldar.


Ni otra cama que una grande,

más dorada que un altar,

con colchón de blanda pluma,

mucha seda y mucho olán.


Y esta pobre viejecita

cada año, hasta su fin,

tuvo un año más de vieja,

y uno menos que vivir.


Y al mirarse en el espejo

la espantaba siempre allí

otra vieja de antiparras,

papalina y peluquín.



Y esta pobre viejecita
no tenía que vestir

sino trajes de mil cortes

y de telas mil y mil.


Y a no ser por sus zapatos,

chanclas, botas y escarpín,

descalcita por el suelo

anduviera la infeliz.


Apetito nunca tuvo

acabando de comer,

ni gozó salud completa

cuando no se hallaba bien.


Se murió del mal de arrugas,

ya encorvada como un tres,

y jamás volvió a quejarse

ni de hambre ni de sed.


Y esta pobre viejecita

al morir no dejó más

que onzas, joyas, tierras, casas,

ocho gatos y un turpial.


Duerma en paz, y Dios permita

que logremos disfrutar

las pobrezas de esa pobre

y morir del mismo mal.





Esta es una de mis poesías favoritas, la tomé del libro "El galano arte de leer", que llevé en la clase de Literatura en la escuela secundaria, hace muuuchos años. La imagen la tomé directamente del libro, con mi camarita electrónica. ¡Disfrútenla!


3 comentarios:

Pedro dijo...

Sí, también yo deseo pasar las penurias de esa pobre viejecita.
Es un poema muy hermoso. Gracias por compartirlo.

Un beso.

María Marta Bruno dijo...

Qué lindo poema!

Tan sencillo y dice tanto...

Un beso

splendid dijo...

clutch bags
ladies bags
mulberry bag
mulberry handbags
mulberry handbag

..................

° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° °