Hoy ya somos 17... quizás mañana cientos, igual que ese pueblo indígena que habita silencioso los surcos del tiempo y la memoria.
Por eso te invitamos a compartir sueños, utopías, esperanzas, canciones, juegos, llanto, risa.
Recibimos tu paz, te entregamos nuestras alegrías.
Te damos la bienvenida, acompáñanos, iniciemos nuestro Trueque Muisca.

Luz en la Vida de Todos
.

jueves, septiembre 4

La Mente Humana.


Cierto día un científico quería probar una teoría.
Necesitaba un voluntario que llegase a las últimas consecuencias.... lo consiguió en una penitenciaria. Era un reo que sería condenado a la pena de muerte en la silla eléctrica.

El científico propuso lo siguiente: él participaría en un experimento científico, en el cual sería hecho un pequeño corte en el pulso, lo suficiente para gotear su sangre hasta la última gota. Él tenía la probabilidad de sobrevivir en caso de que la sangre coagulase. Si eso sucediera, él sería liberado; en caso contrario.... él fallecería por pérdida de sangre, o sea una muerte sin sufrimiento ni dolor. El condenado aceptó, pues era preferible esto, a morir en la silla eléctrica.... además, tendría una oportunidad de sobrevivir.

El condenado fue hubicado en una cama alta de hospital, y amarraron su cuerpo para que no pudiera moverse. hicieron un pequeño corte en su pulso. Abajo de su pulso, fue colocado una pequeña vasija de alumminio. Se le dijo que oiría su sangre gotear en la vasija. El corte fue superficial y no alcanzó ninguna arteria o vena, pero fue lo suficiente para que él sintiera que su pulso fue cortado. Sin que él supiera, debajo de la cama había un frasco de suero con una pequeña válvula del frasco para que él creyese que era su sangre la que caía en la vasija. En verdad, era el suero en el frasco lo que goteaba. De 10 en 10 minutos, el científico sin que el condenado lo viera, cerraba un poco la válvula y el goteo disminuía. Mientras tanto el condenado creía que era su sangre la que estaba disminuyendo. Con el pasar del tiempo fue perdiendo color, quedando cada vez más pálido. Cuando el científico cerró por completo la válvula, el condenado tuvo un paro cardiaco y murió. Sin ni siquiera haber perdido una única gota de sangre.... El científico consiguió probar que la mente humana cumple al pie de la letra, todo lo que le es enviado, es aceptado por la persona, sea positivo o negativo y que tal acción envuelve a todo el organismo, sea en la parte orgánica o psíquica.


Texto: Psicología.


**********************************************************************

Comparto esta historia, como lo hicimos en esa oportunidad; de una manera de alertar para que filtremos lo que nos envía nuestra mente. Ella no distingue lo real de lo fantástico, lo cierto de lo equivocado, simplemente graba y cumple lo que le es enviado.

"Quien piensa en fracasar, ya fracasó antes de intentarlo".

"Quien piensa en Ganar...... lleva ya un paso adelante".



5 comentarios:

Pedro dijo...

¡Increíble! Sabía que nuestra mente nos engaña continuamente, pero nunca imaginé que sería capaz de llevar el engaño hasta esos extremos.
Me has dejado boquiabierto... y demasiado pensativo.
Un abrazo.

caselo dijo...

Gracias por su aporte; es muy grato para mi que comparta este experimento que invita a reflexionar.
Al igual que Pedro quedé sorprendido. Siempre he tratado de analizar mi propio comportamiento ante situaciones límite; pero este caso es realmente muy diciente. El reo sabe que va a morir; de una u otra manera intuye que- aunque se le da una oportunidad para vivir- en el fondo siente que hace rato ya no forma parte de este mundo. En ese sentido pienso que llegó vencido y ni siquiera luchó para abrir esa puerta de salvación que se le ofrecía. Si lo comparamos con la realidad de nuestra sociedad, es posible entender las estrategias de alienación colectiva que pretender mantenernos a todos bajo control. Imágenes, sonidos, mundialización de la cultura, globalización de la economía, etc; una red muy perversa que, en lugar de unir sensibilidades, nos convierte en un lamentable enredo de cables.
En lo individual puedo decirle que muchas veces me he enfrentado a esa posibilidad de derrota antes de actuar; a su vez he experimentado lo contrario: unos deseos de luchar por algo sin importar los riesgos. Sólo con la convicción de que lo puedo lograr.
Usted conoce la anécdota del nacimiento de mi perro Cannabis; en esa ocasión descubrí muchas cosas que creí no tenía y una de ellas fue dejar a un lado temores, ascos, etc para ayudar al parto de la perrita.
Tiene razón, es cuestión de mentalidad.
Un fuerte abrazo fraterno, y muchas gracias.

Carlos Eduardo

M. Jose dijo...

Asombroso...
En el momento en que nos ponemos a pensar creamos todo un universo de ideas y conceptos entretejidos...etc...
Sin embargo todo eso carece de esencia y saberlo es importante... todo son meras creaciones de la mente, incluso la muerte...
Buen post
Un abrazo
MJ

Alicia María Abatilli dijo...

Es para pensar en lo pensable Roclates.
Gracias por tu post.
Un abrazo.
Alicia

María Marta Bruno dijo...

Hola,
la verdad es que uno comprueba cotidianamente hasta qué punto la determinación interior funciona. Lo peor es cuando uno se deja "determinar" por alguien o por algo. Basta dejarse convencer de algo para que ese algo haga lo suyo, sea bueno o malo.
Lindo post.
Gracias

..................

° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° °