Hoy ya somos 17... quizás mañana cientos, igual que ese pueblo indígena que habita silencioso los surcos del tiempo y la memoria.
Por eso te invitamos a compartir sueños, utopías, esperanzas, canciones, juegos, llanto, risa.
Recibimos tu paz, te entregamos nuestras alegrías.
Te damos la bienvenida, acompáñanos, iniciemos nuestro Trueque Muisca.

Luz en la Vida de Todos
.

jueves, octubre 2

La difusa línea entre el bien y el mal

Es fácil reconocer a aquellas personas en cuyo corazón sólo hay lugar para la ira, para la ambición y para la infamia; estas personas sólo conocen el odio y toda su existencia girará en torno a la violencia.
También son fácilmente identificables aquellas otras que han consagrado su vida a la compasión, a la solidaridad y a la justicia; para éstas, será siempre el amor al prójimo el que gobierne sus actos en cualquier circunstancia.
Tanto unas como otras conocen bien el camino que han elegido libremente, y son perfectamente conscientes de que recogerán a lo largo de su vida el fruto de la semilla que han sembrado.
Pero todas estas personas tan sólo componen una pequeñísima parte de la humanidad; el resto, la gran mayoría, siempre se moverán entre la difusa línea que separa el bien y el mal, sin conocer en muchas ocasiones en qué lado de ésta se encuentran. Para estas personas, el futuro siempre será confuso y enigmático, y tan incierto como el camino en el que se mueven. El protagonista de nuestro relato aprendió hacia qué lado de esa borrosa línea debía dirigirse si quería que sus dioses respetasen el destino que él mismo había elegido.
Esta historia nos señala que cuando llega el caos, a todos afecta, pero tan sólo hace mella en los más débiles. Nos advierte que ante lo inevitable, de nada sirven las lágrimas; es entonces cuando hay que empuñar las armas y luchar.
Pero ante todo nos invita a que comencemos a escribir nuestro futuro en este mismo instante, antes de que éste se presente inesperadamente y borre nuestro pasado y nuestro presente, siendo ya tarde para remediarlo.
Extracto del prólogo de mi libro: Metnok (aún sin publicar)

3 comentarios:

María Marta Bruno dijo...

Pedro! Me hiciste saltar con ese prólogo. Si así empieza el libro... wawww, lo que debe ser el resto.
Bueno, tu post me sirvió de disparador para lo de Gramsci.
No soy gramsciana ni nada que se le parezca, pero ese textito me venía revoloteando desde hacía unos días y definitivamente, tu post lo hizo saltar.
Así que allí está.
Un beso

caselo dijo...

Miren qué afortunada coincidencia. Definitivamente en estos casos el azar no existe. Mira Pedro que tu texto es como un preámbulo al de Gramsci que nos regala Maria Marta. Se relacionan tanto que podría incluso servir el mismo comentario; pero también es bueno resaltar que el libre albedrío a veces es disculpa para la indiferencia. Un fuerte abrazo amigo, gracias por tus aportes. De una vez ofrezco disculpas por no ser tan productivo por estos días. Ya me reivindicaré, lo prometo.

Carlos Eduardo

M. Jose dijo...

Pedro, quiero ese libro cuando este publicado, si esto que nos presentas es el prólogo, como será lo demás.
Me gusta y de acuerdo con todo.
Un abrazo
MJ

..................

° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° ° °